Archivo | Carne RSS for this section

Cerdo oriental

Con la receta que os propongo hoy recordareis los sabores de vuestro restaurante chino favorito pero, para los más reticentes a este tipo de lugares, sabiendo perfectamente los ingredientes que tiene.

Aprovechando la visita de mi primo saqué una bandeja de cerdo para guisar y algunos ingredientes más que os listo a continuación:

  • 1 bandeja de cerdo para guisar.
  • 2 zanahorias.
  • 1 calabacín.
  • 6 nueces.
  • Miel.
  • 2 “puñaos” de arroz por persona.
  • Laurel.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

Y seguiremos los siguientes pasos:

Pelamos el calabacín y las zanahorias. Cortamos el calabacín en dados y las zanahorias en láminas ayudándonos de un pelador. Ponemos un chorrito de aceite en una sartén y sofreimos las verduras con un par de hojas de laurel y sal. Cuando la zanahoria esté blandita añadimos el arroz y removemos todo para que se mezclen los sabores. Añadimos un par de vasos de agua y estaremos atentos por si se evapora toda, echar más, hasta que el arroz esté hecho. Habrá que esperar unos 12 minutos así que, mientras, cortaremos los trozos de cerdo en tiras y los salpimentamos. Ponemos un poco de aceite a calentar en un cazo y rehogamos los trozos de carne unos 5 minutos. Luego añadimos un chorreón generoso de miel y las nueces peladas. Lo dejamos cocer otros 5 minutos removiendo de vez en cuando y apartamos del fuego.

A la hora de servir pondremos una capa de arroz y la carne por encima como se muestra en la foto.

Como podeis ver es un plato muy completo, facil de preparar y con el que disfrutareis de una comida internacional en vuestra propia casa.

Ya sabeis, si decidis hacerla vosotros no dudeis en comentar los resultados o si teneis como mejorarla!

Anuncios

Albóndigas de pollo y arroz

Después de varios días sin subir una receta y tras ver “Dieta mediterránea” el otro día, me entraron de ganas de hacer algo de “más nivel”. Tampoco es nada del otro mundo pero se requiere un poco más de tiempo que para las recetas que estáis acostumbrados a ver por aqui. Para conseguir 10 croque-bóndigas necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo.
  • 2 huevos.
  • 4 “puñaos” de arroz.
  • Queso rallado.
  • Sal.
  • Pan rallado.

Y seguiremos los siguientes pasos:

Si hemos comprado la pechuga fileteada ya tenemos un paso hecho, si no, le pediremos al carnicero que lo haga o lo haremos nosotros mismos en casa ( depende del arte, la paciencia y las ganas de cada uno ). Cuando ya tenemos los filetes de pollo, los asaremos en el horno. Como yo no tengo horno, le di un calentón en el microondas de un par de minutos pero para los no asiduos de este gran electrodoméstico ya sabéis, al horno. Mientras, ponemos el arroz a hervir en agua caliente y, cuando esté hervido, le quitamos el agua sobrante y añadimos el queso rallado, mezclándolo todo. Cuando tengamos la carne lista tendremos que picarla lo más fino posible. Luego tendremos que separar la yema y la clara de los 2 huevos. Ponemos el pollo en un plato hondo, añadimos las yemas y mezclamos con las manos hasta conseguir que la carne quede un poco compacta, como una masa. Hacemos bolas del tamaño de una albóndiga  con esta masa, apretando bien para que queden compactas. A mi me salieron 10 bolas contundentes pero depende del tamaño que queráis, saldrán más o menos. Cuando tengamos todas las bolas listas, el arroz con el queso se habrá enfriado. Dejar que se enfríe es importante porque si no, en el siguiente paso, se nos pegará demasiado a los dedos. Así que vamos con el siguiente paso: Cogemos las bolas de pollo y las envolvemos en el arroz con queso. En este paso necesitaremos algo de maña pero si no es a la primera, la segunda bola os saldrá perfecta. Luego preparamos un poco el escenario para no manchar demasiado la cocina. Ponemos un plato con las claras y otro al lado con el pan rallado. Bañamos cada bola en las claras y las envolvemos con pan rallado. Os debe quedar algo así:

Y finalmente las freiremos en abundante aceite caliente. El aspecto final es como el de unas croquetas:

Como veréis, el arte de mi familia se lo llevó mi hermana pero he intentado decorar el plato con un poco de mayonesa.

Si decidís hacerla, podéis subir una foto con vuestra decoración y así voy aprendiendo yo también de vosotros!

Pechuga de pollo rellena de espinacas y champiñones

Hoy os propongo un plato especial porque me sentía inspirado a la hora de cocinar. Puede parecer una receta complicada pero no lo es en absoluto. Sólo tenemos que disponer de los siguientes ingredientes:

  • Pechuga de pollo fileteada.
  • Espinacas congeladas.
  • 1 lata de champiñones.
  • 3 dientes de ajo.
  • Pan rallado.
  • 1 huevo.
  • Sal.
  • Queso en lonchas ( opcional ).

Y tendremos que seguir estos sencillos pasos:

Descongelamos las espinacas la noche antes o en el microondas. Pelamos los dientes de ajo en láminas y los sofreimos en aceite caliente. Añadimos los champiñones cortados en trocitos pequeños y sofreimos el conjunto un par de minutos. Luego añadimos las espinacas y vamos removiendo mientras se cocina todo. Salamos y ya tenemos hecho el relleno. Ponemos un poco de este relleno sobre un filete de pollo ( al que le habremos puesto sal previamente ) y cubrimos con otro filete de pollo. Intentad no poner demasiado relleno para que no se salga por los lados cuando lo vayamos a freir. Si los filetes son muy finos, una ración para una persona constará de 2 piezas ( como vemos en la foto de arriba ), si no, con una basta. Batimos un huevo en un plato hondo y ponemos pan rallado en uno llano. Bañamos los filetes de pollo en el huevo y luego lo cubrimos todo con el pan rallado. Lo freimos en abundante aceite caliente por ambos lados y servimos. Si os ha sobrado relleno, podéis incluirlo en el plato.
NOTA: Como elemento opcional se le puede añadir una loncha de queso al relleno. Yo, cuando estaba todo hecho, se la he puesto por encima y queda buenísimo.

Si decidís hacerla, espero que os guste y que pongáis algún comentario por aquí.

Super hamburguesa

Ni Foster Hollywood, ni Alfredo’s, ni New York Burger. La mejor hamburguesa que puedes comer es la que preparas tu mismo. Mis compañeros de piso y yo nos remangamos el fin de semana pasado y creamos la madre de las hamburguesas ( quitando ésta, claro ).
Para hacer una gran hamburguesa hacen falta los siguientes ingredientes:

  • Carne picada ( 200g por persona )
  • Tacos de bacon.
  • Cebolla.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • Queso curado.
  • Queso cheddar en lonchas.
  • Pan de hamburguesa.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva virgen.

Primero haremos la masa de las hamburguesas. Ponemos la carne picada en un bol grande y la salpimentamos. Picamos la cebolla ( en la foto no es que esté picada muy fina, pero eso va a gusto del consumidor ) y la añadimos a la carne. Le añadimos también los tacos de bacon, el huevo y el pan rallado. Mezclamos muy bien todo con las manos y hacemos bolas con la carne.
Cortamos un poco de queso en taquitos pequeños. Le hacemos un agujero a cada bola de carne, le metemos los tacos de queso y aplastamos la bola de manera que el queso quede por el medio. ( este paso es el que le dará el toque especial a vuestra hamburguesa )
Ponemos abundante aceite en una sartén y, cuando esté caliente, bajamos el fuego y ponemos las hamburguesas. Si no os caben todas en la sartén las vais poniendo poco a poco. (Aviso que nosotros las tuvimos que poner de una en una porque no cabian 2 en la sartén ). Les vamos dando la vuelta para que se vayan haciendo por los 2 lados y, cuando estén al punto que queramos, las apartamos en un plato.
Le ponemos una loncha de cheddar encima a cada una y las metemos un minuto en el microondas para que se funda el queso. Cuando el queso esté fundido, ponemos la hamburguesa en el pan y a disfrutar!

Le podéis añadir luego los ingredientes que queráis ( lechuga, tomate, bacon… lo que queráis )
No es tan facil como ir a un McDonald’s y que te la den en 3 minutos pero os aseguro que merecerá la pena el resultado.
Para aquél carnívoro al que le interese el mundo de las hamburguesas os pongo la dirección de un blog donde, probando un poco, podréis encontrar vuestra hamburguesa perfecta.

Filetes de ternera con salsa de zanahoria.

La segunda receta del día son unos filetitos de ternera con una “salsa” para chuparse los dedos.
Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 filete grande de ternera.
  • Media zanahoria.
  • 1/4 de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 chorreón de vino blanco.
  • Sal.
  • 1 chorrito de aceite de oliva.

Y seguimos estos pasos para hacerlo:

Cortamos la cebolla y el ajo muy finito. Pelamos la zanahoria con un pelador de esos de pelar patatas ( o zanahorias en este caso ) y luego seguimos pelando a tiras finitas. Ponemos aceite a calentar y sofreimos todo ésto a fuego lento con la hoja de laurel. Mientras, cortamos el filete de ternera en trocitos más pequeños, los salpimentamos y los ponemos en una sartén vuelta y vuelta. Añadimos sal al sofrito y el chorreón de vino. Lo removemos todo un poco y echamos los filetes. Lo dejamos unos 5 minutillos que los filetes cojan el sabor y listo para servir!

PD: Los filetes de ternera hay que intentar que sean de una calidad “aceptable”. No aconsejo comprar filetes congelados del Mercadona porque salen bastante duros y es una lástima estropear un sabor tan rico con una carne dificil de masticar.

Solomillo con salsa de queso.

Amigos carnívoros, demos gracias a Dios por crear los cerdos, vacas y ovejas y a internet por enseñarnos recetas donde aprender a cocinarlos. La receta que os traigo hoy es una de las mejores que he preparado hasta ahora y quiero compartirla con vosotros.
Necesitareis los siguientes ingredientes:

  • 1 solomillo de cerdo ( si os podeis permitir el de ternera mejor todavía ).
  • 1mini-brick de nata para cocinar.
  • 1 trozo de queso.
  • Mantequilla.
  • 4 rebanada de pan de molde.
  • 2 patatas grandes o 4 pequeñas.
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Pimienta.

Y lo prepararemos de la siguiente forma:

Primero ponemos a cocer las patatas en una olla con agua y sal. Luego cortamos el solomillo en rodajas ( o medallones, como los llaman en los restaurantes ), de un centímetro y pico de grosor y los salpimentamos. Ponemos un poco de aceite a calentar en una sartén y freímos los medallones al gusto, pero lo suyo es que no estén muy hechos. Apartamos la carne y la reservamos caliente. En otra sartén ponemos la nata a calentar y vamos cortando el queso en trocitos pequeños para que se puedan fundir más fácilmente. Cuando la nata esté caliente echamos los trocitos de queso y vamos removiendo hasta que se funda todo y quede una salsa espesita. Reservamos caliente también. Ahora fundiremos la mantequilla. Yo he usado la sartén donde hice la carne y por eso la mantequilla que cubre las patatas tiene el color de la grasa que soltaron los medallones, pero podeis usar una sartén limpia  si quereis. Cuando las patatas estén blanditas ( lo podemos comprobar pinchándolas con un cuchillo ) las sacamos, las pelamos ( cuidado con no quemarse los dedos, las podeis pelar bajo el grifo con agua fría ) y las ponemos en el plato. Por último, tostamos las rebanadas de pan y las colocamos en el plato. Ponemos encima los medallones y lo cubrimos todo con la salsa de queso. Bañamos las patatas con la mantequilla fundida y a disfrutar!!

Es un poco laborioso, lo sé. Pero os aseguro que merecerá la pena. Ya me contaréis cómo os ha salido si lo intentáis.

Pollo al horno

Hoy os traigo una receta muy facil de hacer para el que quiera cambiar un poco a la hora de comer filetes de pollo. Además, al presentarlo en una cazuelita de barro, el plato parecerá más auténtico todavía.
Los ingredientes para esta receta son:

  • Una pechuga de pollo fileteada.
  • Una patata mediana.
  • 1 tomate.
  • Una lata pequeña de champiñones laminados.
  • Medio mini brick de vino blanco.
  • Un cuarto de cebolla.
  • Un chorrito de aceite de oliva. 
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • Perejil picado.

Y lo haremos de la siguiente forma:

Precalentamos el horno a 220 grados. En una cazuela de barro ponemos el chorrito de aceite y una base de patata ya pelada y cortada en rodajas, que cubra todo el fondo. Cortamos el tomate en rodajas y lo ponemos encima de las patatas. Con la cebolla hacemos lo mismo y la ponemos encima del tomate. Luego ponemos los filetes de pollo salpimentados al gusto. Espolvoreamos un poco de perejil y regamos con el vino. Por último añadimos los champiñones por encima y lo metemos en el horno. Esperamos unos 30-40 minutos y listo! Si el pollo no está un poco doradito se puede dejar algo más de tiempo.

Nota: Si quereis darle un toque especial al plato podeis añadir piñones pelados encima de la cebolla, antes de añadir los filetes de pollo. Los pobres como yo pueden saltarse este paso y queda rico igualmente!

A %d blogueros les gusta esto: