Un mundo feliz

Mi hermana me suele recomendar libros que tienen un trasfondo literario más allá de la historia que se cuenta. Normalmente no me gusta este tipo de libros porque mi cabeza ya está suficientemente ocupada durante el día como para tener un tema más para darle vueltas ( como dijeron en Rocknrolla: no es que sea poco hablador, es que estoy ocupado pensando jejeje). En esta ocasión me atreví con Un mundo feliz a ver si habían cambiado un poco mis gustos literarios, pero no ha sido así.
Este libro trata de una sociedad futurista en la que todos son “felices”. No existe la pobreza ni las guerras, cada uno hace su trabajo pensando que es el mejor trabajo que puede hacer, sea cual sea. Las enfermedades se han extinguido debido a un proceso en la incubación de los seres humanos. Sí, incubación; porque el concepto de padre y madre se convierte en algo antiguo e incluso vomitivo para la sociedad. Los niños se incuban formando grupos de más a menos inteligencia y cada grupo se condiciona desde su “nacimiento” para realizar una u otra tarea lo más eficientemente posible.
Por otro lado, existe una reserva en la que viven “salvajes”, personas que no han recibido el condicionamiento y son libre pensadores. La novela está basada en los conflictos que suceden cuando uno de estos salvajes es llevado al “mundo feliz” y ve en lo que se ha convertido la sociedad. Se ha alcanzado la felicidad a cambio de perder muchos de los valores que hacen grande a la humanidad.

Cuando alguien empieza a cuestionar algo o a pensar más de la cuenta, toman algo que el escritor, Aldous Huxley, llama soma. Es una especie de droga que les hace entrar en un estado de bienestar y se olvidan de todos sus problemas volviendo a vivir en su mundo feliz. Pensé que para escribir este libro, Aldous tuvo que probar algo parecido en la realidad y, de hecho, así fue. El escritor era asiduo a probar drogas alucinógenas y más concretamente, la mescalina. Tiene varios ensayos en los que cuenta sus experiencias con las drogas alucinógenas pero el más famoso es “Las puertas de la percepción”.
Os dejo un fragmento de Matrix donde unos tipos extraños hablan sobre uno de los efectos de la mescalina. Neo dice: ¿Alguna vez has tenido la sensación de no saber si estás en la realidad o en un sueño? y el amigo dice: Sí, se llama mescalina.

Por lo que tengo entendido, uno de los efectos de la mescalina es ver las cosas que a uno le interesan pero más brillantes. Desde ya digo que no pretendo inducir a nadie a probar este tipo de drogas pero si creo que Las puertas de la percepción me resultaría más interesante que Un mundo feliz.

Anuncios

About truman85

Extraña mezcla entre ingeniero de telecomunicaciones, cocinero, fotógrafo, viajero, cinéfilo... en fin, todas las cosas buenas de la vida. ( Lo de teleco es sólo para poder comer )

One response to “Un mundo feliz”

  1. Kad says :

    Las puertas de la percepción es un GRAN libro, y su “continuación” se llama Cielo e Infierno. Te hace pensar ciertas cosas, pero no desde una perspectiva tan… antopológica por llamarlo así, como lo hace Un Mundo Feliz, o Farhenheit. Por ejemplo, una parte del libro te habla sobre las Antípodas de la mente, o como al recordar a alguien, lo “pincelamos” con rasgos que no son suyos, que se lo ponemos nosotros, porque no podemos recordarle exactamente como era. O algo así, hace siglos que lo leí.
    Te los recomiendo, yo los presté y los he perdido, así que voy a tener que volvermelos a comprar. Quedamos si quieres y lo vamos a comprar juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: